DAR UN PASO ATRÁS, PARA LUEGO TENER UNA CARRERA POR DELANTE

Hace unos meses conocimos la decisión de Paula Giner de abandonar el baloncesto. Paula es una de las más grandes jugadoras que tenemos en el baloncesto base de nuestra Comunidad y, en especial, para los que formamos esta redacción.

Paula decidía dar un paso atrás. Dejar de hacer kilómetros y kilómetros a diario y entrenar horas y horas cada día, de cada semana, de cada mes. Pasar de jugar en un equipo de leyenda  del baloncesto de nuestra Comunidad como es la Sociedad Deportiva El Pilar, en su categoría cadete autonómica, de jugar campeonatos de España por equipos y selecciones, al equipo de su comarca, a su añorado Genovés, en categoría junior zonal. De pasar partidos y partidos sin perder a intentar ganar algún partido. Como si fuera uno de esos veteranos que lo han ganado todo en la élite y, que se vuelven a casa ya mayores  fuera de forma, para matar el gusanillo del deporte que llevan en las venas.

De una cosa estamos seguros. Ese paso atrás es para volver luego con más fuerza en su carrera deportiva y para poder lograr sus deseados éxitos en su carrera Universitaria.

Decidimos esperar un tiempo para que los sentimientos no estuvieran tan a flor de piel, tanto  en ella como en nosotros, y poder realizarle a una joven jugadora un pequeño homenaje , más que merecido, como deportista y  lo más importante, como persona.

En lo deportivo no vamos a extendernos mucho, todo el mundo relacionado con el baloncesto base en nuestra Comunidad sabe quién es Paula Giner y lo que ha conseguido, en lo personal puede que todavía mucha gente no la conozca.

Desde que la conocimos, 2 momentos están grabados en el recuerdo, los 2 ocurrieron siendo alevines, y los 2 dan fe de su personalidad y de su privilegiada cabeza.

Una vez, durante un torneo que estaba resultando catastrófico en la organización del equipo que representábamos, hubo una incidencia entre la entrenadora y una jugadora, a los adultos que estábamos allí nos pareció injusto lo que ocurría pero, lo que uno no olvida, es como una niña alevín nos dijo en “petit comité” a los más allegados, “si mañana no juega Pepita, yo me niego a jugar”. Aquello que, para algunos así leído puede resultar un motín no era más que una muestra de solidaridad impropia de una  niña, Paula era la estrella y Pepita era una jugadora “acompañante”.

Recuerdo también otra anécdota ocurrida durante un torneo, tras una jornada agotadora de partidos coincidimos en el jacuzzi del magnífico hotel donde nos alojábamos, mientras las demás niñas se bañaban y disfrutaban entre juegos de ese descanso, Paula al preguntarle un cortés “que tal el día”, se paso horas (bueno, no serian horas claro) explicándonos con una pasmosa facilidad de palabra todo lo que había ocurrido aquel día, tanto en lo deportivo como en lo extradeportivo. Aun me froto los ojos cuando recuerdo aquella conversación.

Paula es una magnifica persona, con una extraordinaria educación, con  grandes sentimientos y una jugadora referente.

En este reportaje trataremos primero de acercarnos a ella y después rendirle un homenaje por algunas de las muchas personas vinculadas a ellas en el deporte y en lo personal.

¡¡¡¡¡¡¡PAULA!!!!!!! Ya queda menos para tu vuelta

Pregunta: ¿Con cuantos años empezaste a jugar al baloncesto? ¿Por qué?

Con siete años empecé a jugar al baloncesto. Todo comenzó cuando vi que en mi pueblo montaban un equipo de baloncesto. Yo hacía gimnasia rítmica, pero no me gustaba competir. Cuando vi que ese juego en equipo, me di cuenta de que era lo que necesitaba para divertirme y hacer deporte, pensé en jugar con mis amigas.

P: ¿Cuál ha sido tu trayectoria en el mundo del baloncesto? ¿En qué equipos has jugado y cuánto tiempo en cada uno?

Primero empecé jugando en el equipo de mi pueblo, C.B. Manuel, en categoría prebenjamín y primer año de benjamín. Luego, el segundo año de benjamín lo jugué compartido con este equipo y con el C.B. Genovés.

En categoría alevín jugué en el C.B. Genovés, donde jugaba en un equipo masculino y subía a apoyar al equipo masculino infantil, ya que por aquel entonces el club no tenía ningún equipo femenino. En el segundo año de alevín con este club, fui convocada por la Selección Valenciana y ese verano también me llamaron para la Preselección Española.

En infantil, el club me aconsejó que debía buscar un equipo femenino donde seguir creciendo como jugadora y poder vivir nuevas experiencias. Estuve barajando distintas posibilidades en equipos femeninos, pero finalmente decidí ir al Pilar. Siempre me he guiado por mis instintos, por como creo que voy a crecer como persona y jugadora. Sabía que no teníamos nada regalado en esa temporada y que posiblemente con un equipo mayoritariamente de primer año llegar a un campeonato no era nuestro fin. Pero también sabía que tanto mis compañeras como mis entrenadores siempre iban a darlo todo y que nunca queríamos nada regalado, sino que todo fuera fruto de nuestro trabajo y nuestra constancia.

En categoría infantil y primer año de cadete jugué en el S.D. El Pilar. En estos tres años conseguimos llegar al Campeonato de España de Clubs, y en segundo año de infantil como primeras de la Comunidad Valenciana. También durante estos tres años fui convocada con la Selección Valenciana y participé en los Campeonatos de España de Selecciones.

Finalmente, a día de hoy, aunque es mi segundo año de cadete, juego con el junior femenino del C.B. Genovés y colaboro como delegada en el equipo alevín, esperando tener el título de entrenadora lo más pronto posible.

P: ¿Qué sensaciones tienes cuando piensas en el baloncesto? ¿Y cuando piensas en los equipos en los que has jugado?

Sinceramente esta pregunta no es nada fácil de responder. El baloncesto para mí lo ha sido todo y lo sigue siendo. Me ha hecho crecer como persona, como jugadora, gracias a él he conocido a gente maravillosa y he podido vivir experiencias inolvidables, y sobretodo, he podido cumplir muchos de mis sueños.

Cuando pienso en los equipos en los que he jugado se me vienen muchas cosas a la mente y sobretodo recuerdos. Lo que me enorgullece de ellos es que no hay uno que recuerde a mala gana, sino que cada uno de ellos son buenos momentos, y por eso les doy a todos las gracias.

P: ¿Podrías definir en una palabra lo que es para ti el baloncesto?

Dando a entender que la vida es aquello por lo que luchas, que termina, pero la mejor manera es disfrutarla al máximo, crecer, aprender de los errores y vivirla con aquellos que quieres y comparten tus aficiones: el baloncesto para mi es VIDA.

P: ¿Qué cosas te ha dado este deporte?

Como he dicho, el baloncesto me ha inculcado valores, me ha hecho crecer en muchos aspectos de mi vida, me ha dado grandes amigos/as, compañeros/as y gente que me ha hecho evolucionar y compartir estos sueños y momentos. El baloncesto me ha hecho madurar, ver que en la vida se tiene que luchar, que las cosas no se regalan y que nunca hay que darlo todo por hecho, porque en el último momento todo puede cambiar. Creo que el baloncesto solo me ha dado cosas buenas y que los baches que haya habido solo han sido para ver realidades y afrontarlas. Al fin y al cabo, la vida es así, real.

P: ¿Qué es lo que te llevó a dejar el baloncesto?

Yo he dicho muchas veces que por el baloncesto daba la vida, que, hacia cualquier esfuerzo, lo que estuviera en mis manos y más para poder disfrutarlo como lo he hecho y siempre dándolo todo al cien por cien. Soy una buena estudiante, pero mis nervios pueden conmigo y hacen que necesite muchas horas estudiando para estar segura. Tengo claras mis metas y sacar mis estudios bien es una de ellas. Si yo supiera que del baloncesto y, más el femenino, pudiera vivir de mayor, llegando a ser profesional, como pensaba de pequeña, lo hubiese dado todo por él, pero las cosas no son así.

Vivo a una hora de Valencia aproximadamente y juntar las horas de ida y vuelta más los entrenes hacía que mi tiempo se redujera en nada. Estar en un equipo de este nivel implica darlo todo, estar al cien por cien y yo sabía que este año no podía estar como siempre y no podía fallar a mi equipo no dando todo de mí. Físicamente también es duro, este nivel es fuerte y terminas la temporada completamente muerta, yo recuerdo llorar en la cama porque ya no tenía fuerzas para levantarme para ir al instituto, acostarme a las 2 y levantarme a las 5 para estudiar, cuando mis amigas retoman la fuerza del instituto en fechas como Navidad, yo tenía entrenes aún, torneos, campeonatos… aunque también muy orgullosa de que este esfuerzo me hiciera conseguir grandes metas, pero es duro y mucho.

Esa oportunidad la tenía que vivir alguien que sí pudiera darlo todo al equipo. En un principio pensé en dejarlo por completo, pero la gente que siempre me ha apoyado en mis decisiones sabían que no me iba a ser nada fácil y que debía seguir unida a este deporte de alguna forma, ya fuera entrenando solo con mis excompañeros, como entrenadora…
Tengo que decir que en todo momento el Pilar, tanto entrenadores, compañeras, padres… han intentado, todos, facilitarme las cosas para poder seguir, en todo momento me han dado todo su apoyo y han aceptado cada una de mis decisiones. De todo corazón, GRACIAS.

P: ¿Cómo se afronta una decisión así, tan dura, teniendo en cuenta que es tu pasión?

Se afronta muy mal la verdad. Cada persona es un mundo, pero para mí fue muy duro. Lloré muchísimo y a día de hoy no niego seguir llorando, perdí 5kg en una semana, no levantaba cabeza y, es de estas cosas que nadie te puede ayudar. Es una decisión tuya, que sabes que hay gente apoyándote, pero solo tú la puedes tomar. Es muy duro tener que tomar una decisión que no quieres, que sabes que te va a romper por todas partes, pero que sabes que debes tomar.

P: ¿Te has planteado retomarlo? ¿Crees que algún día volverás a jugar?

De hecho, lo he retomado, pero a otro nivel, es diferente. Sinceramente no lo sé, lo que si se es que sigo siendo una niña con mis sueños y que me encantaría un día poder disfrutar este deporte a ese nivel otra vez. Quizás no tomé la decisión más acertada, pero la tenía que tomar.

P: ¿Cómo se puede compaginar los estudios con el deporte? ¿Fue difícil para ti?

El deporte te hace organizarte mejor con tus estudios y todo. Soy de las personas que piensa que, si quieres hay tiempo para todo, tan solo son prioridades. En todo momento yo antes anteponía el baloncesto a algún rato con mis amigos, a los estudios, a la familia, incluso a mí. Pero llega un momento que ya no ves tiempo ni en prioridades. Que sí, me siento orgullosa de haber invertido ese tiempo en el baloncesto, pero llega un punto que no ves tiempo para nada absolutamente, que la vida te pesa, que cambian tus prioridades para labrarte un futuro como los estudios y tienes que dejar cosas que verdaderamente quieres, pero es así.

P: ¿Cuál es el mejor recuerdo que te llevas del baloncesto?

Absolutamente todos. Creo que he visto las fotos que tengo, videos, partidos… miles de veces, y, como no, llorando de alegría por ser momentos felices y de tristeza por esa nostalgia. Lo que más me gusta es que ya no son fotos, son momentos y personas, que hay personas de este deporte que me han marcado mucho y las sigo teniendo ahí. No soy una persona que fácilmente da un buen abrazo, pero este deporte ha hecho que dé mis abrazos más sinceros a gente especial para mí. He temblado, he llorado, he disfrutado y he expresado todas mis emociones gracias a este deporte. Me ha hecho ver como es la vida.

GRACIAS a todos los que habéis formado parte de mi trayectoria, me gustaría algún día retomar este camino, pero sé que no será sencillo. Y gracias también a los que seguís apoyándome y haciendo que esta decisión pueda ser lo más fácil posible.

Para conocer más a Paula Giner, no dudamos en ponernos en contacto con grandes apoyos para ella, como sus excompañeras de equipo y sus entrenadores.

Aitana y Marta Catalán se sorprendieron ante la importante decisión que tomó Paula, ya que dejaba un deporte por el que había luchado incansablemente. Sin embargo, coinciden en que “es una gran jugadora y persona increíble, dentro y fuera de la pista”. Ambas esperan que, algún día, vuelvas al baloncesto de primer nivel y encontrarse contigo en la pista, Paula.

Aitana Catalán.

Marta Catalán.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para Lucía Baños, que la conoce desde hace muchos años, Paula es un referente. “Un referente como persona, como amiga y como compañera”. Lucía, también sorprendida, comprendió que, si Paula había tomado esa decisión, era porque ésta era lo que realmente necesitaba. Aun así, como el resto de sus compañeras, espera volver a coincidir con ella en la pista, algún día.

Además, Lucía recuerda con gran cariño una anécdota muy especial, la final de la Lliga Valenciana, que, en esta pretemporada, se jugaba en Xátiva. Lucía, que jugaba con C.B. L’Horta Godella, olvidó sus zapatillas y pensó que ya no podría jugar. Sin embargo, gracias a su madre, recordaron que Paula vivía cerca. En diez minutos estaba en el pabellón con tres pares de zapas diferentes. Gracias a ella, Lucía pudo jugar, y nada le hizo más ilusión que jugar la gran final con las zapatillas de Paula. Algo por lo que hoy, todavía sigue dándole las gracias.

Lucía Baños

Natalia Planells destaca que lo que empezó siendo una simple relación de compañeras de equipo, acabó convirtiéndose en una gran amistad. Además, afirma que se queda con la Paula “amiga”, porque “no solo hemos compartido baloncesto, sino que me ha apoyado y ayudado siempre que lo he necesitado.”

Natalia Planells.

Para Sandra Berrocal, Paula como compañera “es sincera y atenta, siempre está pendiente de todas y dispuesta a ayudarnos en lo que necesitemos, ya sea un tema de la pista o nuestro personal, siempre risueña y la más responsable”. Como contrincante, Berrocal afirma que les hace estar “muy alerta”, pues es una “shooter, que puede meter triples o canastas muy decisivas, cuando menos te lo esperas”.

Sandra Berrocal.

No podría faltar en esta entrevista, su ex entrenador, Manu Orrico. Éste destaca su madurez, tanto emocional, como técnico-táctica. Paula es una jugadora “capaz de visualizar las cosas que le pedías muy rápido, muy analítica y con capacidad de asimilar muy rápido el juego, las ventajas y los puntos débiles”. Además, emocionalmente, “siempre ha dado valor a lo que hace y vive en la cancha, así como cariño, fuerza y seguridad al resto de compañeras”.

Orrico no se olvida de su autoexigencia, pues recuerda que “Paula no era nada conformista, siempre buscaba mejorar siendo muy crítica (aunque a veces demasiado) y persistente en su manera de trabajar”. La califica como una jugadora “que se suma en todo, con un valor, INCALCULABLE”.

Manu, que la espera con los brazos abiertos, no duda que la pasión que siente por el Baloncesto siga dentro de ella y la insta a que no deje de expresarse donde mejor sabe hacerlo, en la pista.

Manu Orrico junto a Paula y otras dos compañeras.

Por último, queríamos hablar con alguien muy especial para Paula, su madre, Antonia. Esta destaca que Paula ha sido siempre una niña muy madura, muy autoexigente, que “siempre ha querido dar el 100%, incluso aun estando lesionada, ella quería jugar”. Para Paula, el basket siempre lo ha sido todo, “ha sido lo más importante de su vida” como nos explica Antonia, emocionada, es por esto que la decisión de dejarlo fue tan dura para ella, como para sus padres, por eso, le costó tanto tomar esa decisión. A pesar de haber dejado de jugar, su madre, que la conoce tan bien, sabe que Paula vive el basket de manera muy especial y, por eso, no duda que Paula continuará transmitiendo a otros los grandes valores y experiencias que el basket le ha proporcionado.

Paula y su madre, Antonia.

“El basket quiere a Paula Giner, y Paula Giner, no es lo mismo sin el baloncesto”, Manu Orrico.

Paula, desde El Sexto Jugador, queremos agradecerte tu esfuerzo, tu dedicación, todo lo que has dado, das, y, en un futuro, darás a este deporte, al Baloncesto. ¡GRACIAS, PAULA!

Baloncesto femenino de formación: la opinión de Miguel Panadés

 

Hace unos días, tras leer en otro medio un artículo muy inspirador de nuestro
invitado, se nos ocurrió hacerle una petición especial para ver si querría colaborar
con nosotros, y no se lo pensó ni 24 horas, quedando como todo su trabajo,
impecable e intenso, acerca del tema que le propusimos; el baloncesto femenino de
formación.

Nuestro invitado en esta ocasión, es un ilustre periodista especializado
en baloncesto, a la par que gran entrenador y comunicador, como hemos podido
comprobar los que hemos tenido el privilegio de coincidir con él en el CES o en
actividades de la FEB.

Miguel Panadés, nuestro magnífico colaborador, fue la voz
del CES hasta el año 2016, cuando decidió buscar nuevos retos y unirse a la AEEB
en su gabinete de prensa, para seguir, desde otro enfoque, vinculado al baloncesto
y al mundo de los entrenadores, aunque esta vez, desde otra perspectiva.

Con estas impresionantes credenciales, es todo un orgullo para El Sexto Jugador que
Don Miguel, nos dedique su tiempo y sus palabras.

Os dejamos con el artículo y esperamos que os guste tanto como nos ha gustado a vosotros, además de darle
las gracias a Miguel de parte de todo el equipo de El Sexto Jugador.

Por: Elena García

Formando jugadoras de baloncesto

Un placer colaborar con “El sexto jugador”, un blog dedicado al baloncesto,
especialmente al baloncesto femenino, y mucho más si además quien te lo pide es
una de las mejores alumnas del Curso de Entrenador Superior, promoción 2016,
como es Elena García.

Además, me entero que entre los muchos que seguro
trabajan excelentemente el baloncesto de formación femenino aparecen vinculados
nombres de la calidad de Trini Bou o Manu Orrico, implicados en esa maravillosa
tarea de conseguir que cada vez sean más las jugadoras que disfruten del
baloncesto durante muchos años jugando allá donde lleguen.

Llevo muchos años en el baloncesto, entrenando la mayoría de ellos equipos
seniors autonómicos, haciendo puntuales incursiones en formación e intentando
dirigir deportivamente un club con numerosos equipos.

Llevo muchos años dándole vueltas a los procesos en ese importante itinerario formativo que emprenden los
jugadores y jugadoras desde pequeños y que debería llevarles hacia el baloncesto
senior.

Mis reflexiones parten desde la subjetividad del análisis y se basan en la
objetividad de los ejemplos que he constatado durante décadas.

Hace poco escribía que cuanto más experiencia tienes menos sentencias porque el propio baloncesto
se encarga de cuestionarte todas tus máximas.

Opino, repito, opino, que hay varios aspectos influyentes en el baloncesto de
formación y, como este blog focaliza hacia el baloncesto femenino, centraré el tiro
en “ellas”. Uno, es “la madre que las parió” o, en términos más científicos, el
componente genético. Hay niñas hábiles y coordinadas desde pequeñas, ágiles en
el desplazamiento y armoniosas de per se en el gesto.

Hay niñas que corren más que las demás, saltan más y en consecuencia destacan mucho más que las demás sin que ningún entrenador ni preparador físico se haya acercado a ellas.

Como son coordinadas adquieren con mucha más facilidad las herramientas necesarias para poder ejercer baloncesto durante muchos años y, en esos casos, creo que la principal labor de los diferentes entrenadores será potenciar esas capacidades innatas y, sobretodo, no estropear esos talentos incipientes.

Lo más importante será dotarlas de capacidad de esfuerzo necesaria para transcurrir por el baloncesto asumiendo nuevos retos.

Que por mucho que destaquen sobre las demás no se acomoden, no se vuelvan vagas. Inculcarles, si no lo tienen ya, la ambición por ser mejores cada día, por pulir aquellos defectos mejorables pero siempre anteponiendo sus virtudes, sus activos. Tenemos que valorar a las jugadoras, y las personas, por sus virtudes más que por sus defectos.

Tengo muchas dudas respeto a la conveniencia de que esas jugadoras talentosas en la iniciación dejen muy pronto de estar con su grupo de primeras compañeras, destacando por encima de ellas, anotando muchos puntos, jugándose muchos balones, viviendo muchas experiencias desde donde expresar su talento para integrarse en un grupo mucho más competitivo donde ese talento se diluye entre otros muchos. Y tengo dudas porque el baloncesto te muestra con los años ejemplos llegados desde los dos lados, desde el de las jugadoras que han continuado siendo talentosas en seniors habiendo pasado muchos años en canteras de élite y otras que lo han conseguido llegando desde canteras más modestas.

En esos “buenísimos” equipos infantiles y cadetes, siempre me quedará la duda de cuántas más podrían haber llegado si en lugar de estar todas juntas, diluyendo el talento, se hubiesen repartido en diferentes equipos asumiendo en cada uno de ellas el rol de jugadora referente.

Siempre encontraré en esta reflexión la réplica sobre la competitividad necesaria en el día a día y siempre responderé que esa competitividad puede compensarse entrenando con el equipo de más edad pero, que el hecho de asumir muchas veces responsabilidad y tomar decisiones en los partidos enriquece la experiencia de la jugadora en formación, especialmente en la fase inicial de esa formación (hablamos mini, infantil, cadetes).

Me encuentro con jugadoras que han vivido en equipos de formación preferentes y cuando llegan a seniors no tienen “el hábito” de anotar, un valor por cierto importante en el baloncesto, porque en sus equipos de formación de élite tiraban una media de dos tiros y medio por partido.

Me encuentro con niñas que se han ido a jugar “con las buenas” y han regresado en juniors habiendo perdido gran parte de ese talento natural con el que empezaron a jugar.

Que nadie se enfade por favor si digo que al niño o niña talentoso por naturaleza sólo se le estropea y que el gran mérito de los clubes y sus entrenadores es conseguir que no deje de ser habilidoso con el paso de los años.

Pero de las que he hablado hasta ahora son la minoría de todas las niñas que aparecen en las pistas. En la línea de salida del baloncesto el porcentaje inmensamente mayor está compuesto por niñas descoordinadas, lentas, con mínimo control del cuerpo, con muy poca capacidad de desplazamiento ágil. Y ahí creo que sí existe un importante margen de mejora que los entrenadores, los directores técnicos de los clubes, debemos de asumir como nuestro gran reto. Tenemos que “construir” cuerpecitos adecuados para practicar un deporte tan específico y complejo como es el baloncesto.

Debemos ser capaces de mejorar en la medida de lo posible esas capacidades físicas de las niñas para, desde esa mejora coordinativa, desde esa mejora en el control del cuerpo, empezar a trabajar la técnica.

Considero muchas veces contraproducente enseñar a desplazarse correctamente con el balón sin antes no ser capaces de desplazarse correctamente sin él. Si no hay armonía en el gesto físico, no la hay en el técnico y, si no se “juega bonito”, se suele jugar mal.

Por lo tanto, intentando que ninguna niña se borre del baloncesto porque se aburra con trabajos físicos específicos, considero esencial desde las escuelas de baloncesto, desde el trabajo en canasta pequeña, tener como principal objetivo mejorar todos aquellos aspectos relacionados con el tren inferior porque, en mi opinión, insisto, en mi opinión, el baloncesto femenino tiene en LAS PIERNAS la clave diferencial entre unas jugadoras y otras.

Y esa es la única diferencia que acepto cuando se intenta comparar el baloncesto femenino del masculino.

Hay muchos más niños con buenas piernas para jugar a baloncesto que niñas. Y tener buenas piernas permite algo clave en la iniciación – y más adelante – como es el equilibrio, el control del cuerpo.

Veo demasiadas niñas jugando a baloncesto “sobre un alambre”. Cada cambio de dirección es un reto por no caerse, cada apoyo, un drama. A partir de ahí, sin equilibrio, los gestos técnicos son incorrectos y si los gestos técnicos en formación son incorrectos – no hablo de perfección, por supuesto, si no de simple corrección – la vida deportiva de esa jugadora tiene fecha de caducidad antes de llegar a edad senior.

Porque, debo aclarar, que mi único objetivo como Director Técnico de mi club cuando estoy delante de los equipos de formación, es conseguir que esos niños y niñas que sus padres nos han puesto en nuestras manos para que les enseñemos baloncesto, puedan disfrutar de nuestro deporte durante muchos años.

Y, sinceramente, no estoy especialmente obsesionado con que alguno de ellos o ellas lleguen a jugar en la élite sino que lo que pretendo conseguir es que la mayoría de ellos y ellas puedan jugar muchos años y puedan disfrutar del placer de formar parte de equipos seniors serios, con todos los placeres que conlleva ello.

Y ese modesto reto es muy difícil de conseguir porque para llegar a ser una jugadora de Liga Autonómica, además de la persistencia, valor fundamental para enseñar desde pequeñas, hacen falta unas herramientas fundamentales. Y esas herramientas parten de una base de habilidad física que, en un porcentaje mínimo, viene de naturaleza y en una inmensa mayoría, debe mejorarla el entrenamiento, en la iniciación, específico, en la formación a partir de, infantiles (depende), pero sí cadetes y juniors, integrado.

Y ahí entro en último apartado. Porque cuando ya tenemos esas capacidades mínimas adecuadas para poder entrenar con ritmo alto, es decir, nuestras jugadoras ya están preparadas porque han trabajado desde pequeñas su mejora coordinativa y con ella su mejora en los gestos técnicos, creo fundamental que aprendan a utilizar esas piernas que las convertirán en diferenciales.

Desde el momento en el que el desplazamiento rápido y constante es posible y la velocidad puede combinarse con la precisión, vamos a exigir porque sólo desde la exigencia, desde el hábito de la exigencia, conseguiremos ayudarlas a jugar muchos años.

Y por supuesto, y dentro de ese proceso formativo hay muchos más temas en los cuales profundizar, entre ellos y como algo monográfico por su trascendencia en el futuro de la jugadora, el tiro, con esos gestos “correctos” imprescindibles desde la iniciación y, a partir del gesto correcto, con esas repeticiones necesarias para mejorarlo.

Pero incluso cuando hablamos de cómo, cuánto y cuándo trabajar el tiro, vuelvo a fijarme en los apoyos, en el equilibrio, en las piernas…

Gracias por dejarme entrar en vuestro blog y aportar mis ideas, insisto, sólo ideas personales. Saludos a tod@s!

TODO UN CLUB DE BALONCESTO, LA FAMILIA SEGURA – MORENO

Conocíamos  las andanzas de esta familia dedicada al baloncesto, pero un día al ver una foto con los 6 hermanos,  uniformados y  posando, fue cuando nos dimos cuenta de la importancia y del ejemplo que podían dar a todos los que  formamos la familia del baloncesto base. Nos pusimos en contacto con ellos y nos abrieron los brazos para contarnos un poco sobre sus vidas.

Para los que no los conozcáis o, solo os puedan sonar los méritos de algunos de los integrantes de esta familia, hemos creado este reportaje. Empezaremos contando quiénes, y qué son en el baloncesto, los 6 hijos que componen la familia y después, podréis leer una entrevista con Rafa y Lorena, Lorena y Rafa, los afortunados padres, más que una entrevista es una conversación entrañable con un café y sentados en una mesa camilla.

Rafa (19 años)

Lleva en Valencia Basket 13 temporadas desde pre benjamín (2005-2006).

Campeón autonómico en todas las categorías benjamín, alevín, infantil, cadete y junior con el Valencia Basket.

3 Campeonatos de España de clubs con el Valencia Basket en 2012, 2014 y 2016 en Gran Canaria (infantil), Zaragoza (cadete) y Guadalajara (junior).

2 Campeonatos de España con la Selección Valenciana en alevín (2010 Cádiz) y en cadete (2016 Cáceres).

1 año jugando en USA en Hight Point Christian Academy (2015) en North Carolina.

2 Fases de ascenso de Liga EBA a LEB Plata (2016 Plasencia y 2017 Santander).

Actualmente jugador del EBA del Valencia Basket (lesionado desde octubre con rotura de ligamento cruzado anterior) le quedan 4 meses de rehabilitación.

 

Lorena (17 años)

5 Final Four:

2ª clasificadas en infantil 2013 y campeonas en infantil 2014 con el Ros Casares.

3ª clasificadas en cadete 2015 y 3ª otra vez en cadete 2016 con el Valencia Basket.

2ª clasificadas en junior 2017 con el Valencia Basket.

5 Campeonatos de España de clubs: 2013 Lanzarote (infantil), 2014 Pontevedra (4ª clasificadas) (infantil), León 2015 (cadete), Zaragoza 2016 (cadete) y Lugo 2017 (junior).

4 Campeonatos de España con la Selección Valenciana: Alevín Medalla de Bronce en Cádiz 2012, infantil Zaragoza 2014, cadete Valladolid 2015 y cadete Huelva 2016 (5ª clasificadas).

Convocatoria con la selección Española U16 preparación del Europeo. (No pudo ir al Europeo por rotura del ligamento cruzado anterior).

MVP del Torneo Nacional MHL Sports en Zaragoza en abril de 2017.

Ganadora de una beca en California en julio 2017 en el campus LDV Linda Frolich.

Debut en Liga Femenina 2 en la temporada 2016-2017.

Actualmente jugadora del junior A del Valencia Basket y en dinámica con L2.

 

Carmen (15 años)

4 Final Four:

Campeona en alevín 2014 con el Pilar.

3ª Clasificada en infantil 2015 con el Pilar.

Campeona en infantil 2016 con el Pilar.

4ª clasificada en cadete 2017 con el Valencia Basket.

1 Campeonato de España con la Selección Valenciana en infantil 2016 en Huelva.

2 Campeonatos de España de clubs con el Pilar en 2015 y 2016 ambos infantil y en Pontevedra.

Actualmente jugadora del cadete A del Valencia Basket con ficha del junior A.

 

Gabriela (10 años)

Alevín de primer año.

Jugadora del alevín A del Valencia Basket.

Está en el programa de Tecnificación de la Federación Valenciana desde benjamín de primer año.

Pepe (8 años)

Jugador del benjamín naranja del Valencia Basket.

Miguel (5 años)

Jugador del Baby Par del Valencia Basket.

 

  • ¿Esta pasión por el baloncesto de la familia tuvo antecedentes en los padres? Si es así, contad un poco vuestras historias.

Rafa padre ha jugado federado hasta los 42 años (hace 8), pero según sus propias palabras siempre ha sido un “paquete” aunque se lo ha pasado bomba. Lorena madre jugó a baloncesto en el colegio pero luego lo cambió por otros deportes, aunque siempre le ha gustado y ha disfrutado de la competición.

 

  • Resulta muy curioso, que 6 hijos y los 6 hagan el mismo deporte. ¿Ha sido necesario presionarles mucho? ó ¿Todos lo han tenido claro desde el primer momento?

 

No les hemos presionado nunca, al menos conscientemente. De hecho, Rafa jugó a fútbol en el colegio, Pepe juega actualmente, y,  Lorena y Carmen practicaron ballet.  Pero lo cierto es que en casa se vive en clave de basket y esa pasión se ha transmitido por si sola desde los padres y sobre todo, entre los hermanos.

 

  • Los 3 mayores siempre compitiendo a muy alto nivel. ¿Cómo es el futuro para los 3 siguientes?

 

Gabriela apunta muy buenas maneras, da gusto verla jugar. Pepe y Miguel aún son muy pequeños para poder opinar.

 

  • Aunque los 6 jueguen en el mismo club en la actualidad, los horarios serán muy diversos. ¿Cómo hacéis para llegar a todo?

Esa es la pregunta del millón. A duras penas podemos y eso que contamos con la ayuda de la Yaya Lina y de algunos amigos como Isabel, -madre de Laura Marín-, los papas de María Sánchez y Lidia Ballesteros ó Ion Galarza, cuando no llegamos a todo. También merece una mención muy especial el colegio “Cumbres School” donde nos han dado siempre todo tipo de facilidades en horarios, exámenes etc y siempre hemos tenido su apoyo  y cercanía.

  • Independientemente del baloncesto ya de por si tiene un mérito cuidar de 6 hijos, contadnos como lo hacéis.

Lo más cansado es la organización del baloncesto. Los hijos son nuestra vida y son una alegría constante. Deberíamos pasarnos el día entero dando gracias a Dios.

  • Y para ver los partidos, eso será prácticamente imposible y surgirán los celos de: “a mÍ no vienes a verme”.

También muy buena pregunta. Los tiempos han cambiado. Aunque pensamos que quien tiene que disfrutar de su deporte es el propio jugador -y no los padres-, hoy en día casi todos los padres van a ver a sus hijos y nosotros hemos tratado de hacerlo también. Además nos encanta.

El problema es que todos viajan muchas veces al año a Alicante, Castellón, Murcia, Cartagena…. Por no hablar de los torneos, campeonatos de España, selecciones autonómicas etc.  Solo nos faltan dos comunidades autónomas por ir a verles jugar y ya no nos da la vida. Los pequeños se han pasado toda la vida de pabellón en pabellón. Hasta una vez se nos cayó Miguel con un año desde la grada al pabellón (metro y medio), en Zaragoza en un campeonato de España de Lorenita. Ambos trabajamos y no disponemos de tanto tiempo y, además la vida no ha de ser solo basket por lo que desde hace un tiempo hablamos y decidimos no ir a los desplazamientos. Empezamos faltando al Campeonato de España junior de Rafa precisamente para que sus hermanos vieran que no podíamos ir a todo.

También lo hemos hablado con ellos,  son muy buenos y lo entienden. Aunque les gusta que vayamos a verles.

 

  • ¿Cómo os ha afectado la inauguración del L’Alqueria del Basket y que nos contáis de ella con vuestra experiencia de presenciar partidos en tantas pistas diferentes?

 

Espectacular, este año hay algunos días que están 3 hijos jugando un partido a la vez.  L’Alqueria es una maravilla.  Ya es y aún va a serlo más, un referente del baloncesto a todos los niveles.

Además, el Valencia Basket se ha portado muy bien y nos ha puesto a los 3 pequeños en el mismo horario de entrenamientos.

 

  • Al ser 3 chicos y 3 chicas será imposible llegar a verles jugar un partido juntos, si pudieran, tendríais un quinteto titular y un sexto jugador como nosotros, pero… ¿Os hace ilusión poder ver en el mismo equipo a cada 3 de ellos?

 

Bueno, Carmen y Lorena ya han jugado a veces juntas y es muy bonito. Incluso entrenaron el año pasado juntas con el equipo de Liga 2 y estuvo genial. Lo que más nos molaría es jugar juntos no los seis, sino los ocho cuando los peques ya sean un poco más mayores.

 

  • ¿Qué ilusiones tenéis para el futuro?

 

Que sean buenas personas, buenos compañeros de equipo y que disfruten haciendo su deporte con pasión y alegría.

  •  ¿Cuál es el mejor consejo que os han dado en el baloncesto?

Cuando Esteban Albert era entrenador cadete B de mi hijo Rafa nos dijo a los padres:

“El baloncesto ha de ser lo más importante de lo menos importante” Y tratamos de   aplicarlo a diario. Por delante del basket están los valores –humanos y espirituales-, la familia, formación, la salud, los estudios etc. pero a continuación el baloncesto es nuestra forma de vida.

  • ¿A qué clubs y personas os gustaría dar las gracias por las experiencias vividas hasta ahora?

Además de Valencia Basket y especialmente a Chechu Mulero, por su cercanía  y sencillez, así como a los fisios del club por todo lo que se han volcado con la lesión de Rafa , en especial a Pau volcado día tras día con él, a L’Horta Godella, donde jugó Lorena, Carmen, Gabriela y Pepe y estuvieron muy a gusto. Al Colegio el Pilar donde jugó Carmen y nos encantó su espíritu y cariño, a HPCA (north Carolina) donde jugó y quisieron mucho a Rafa.

 

  • ¿Qué es lo más importante que os ha dado el baloncesto?

 

Sin lugar a dudas, AMIGOS. Tanto a nosotros como a nuestros hijos. Es un placer poder decir que los mejores amigos de nuestros hijos están distribuidos por casi todos los equipos de la comunidad. De hecho normalmente grandes rivales. Pero una vez acaba el partido íntimos amigos, casi familia. Yo creo que hemos tenido en casa durmiendo jugadores y jugadoras de todos los equipos  con los que a día de hoy mantenemos una relación y cariño muy especiales.

También nos ha servido para ayudarnos a transmitir valores muy importantes a los niños, como el premio al esfuerzo, compañerismo, trabajo en equipo, superación personal cuando ha habido lesiones, etc.

 

  • Como este reportaje no lo van a leer ellos, ni seguramente tampoco mucha gente. ¿De quién esperáis mayores logros?

Rafa por calidad y trabajo, Lorena por condiciones, esfuerzo e inteligencia, Carmen por su manejo de balón, Gabriela por su tiro, etc.

 

  • ¿Su juego es parecido? ó ¿Cada uno tiene una posición distinta?

Rafa es un escolta claro, Lorena base, y Carmen como Gabriela pueden jugar en ambas posiciones, a los peques falta todavía mucho por saber su evolución.

 

  • Muchas gracias familia¡¡¡¡

 

 

El café dio para mucho más, pero hay cosas que no se pueden contar o en todo caso saldrán en un próximo reportaje, deseamos que os guste y disfrutéis con este reportaje tal como nosotros hemos disfrutado realizándolo.

 

Fotos: Cortesía de Valencia Basket

Por: La redacción.

 

 

Anna Montañana ficha por el Fuenlabrada

Si hace unos días nos hacíamos eco de la desvinculación de Anna Montañana con Valencia Basket, hoy os traemos la noticia de su nuevo destino que, como no podía ser de otra forma, resulta altamente motivador e ilusionante para Anna.

Se ha anunciado el acuerdo de Anna Montañana con el Montakit Fuenlabrada para convertirse en ayudante de Néstor Che García.

De esta forma se convierte en la segunda mujer , tras Carme Lluveras (asistente voluntaria en el Unicaja de Sergio Scariolo en 2005), en entrar en el cuerpo técnico de un equipo de la Liga Endesa.

Desde esta página le deseamos lo que se merece, el mayor de los éxitos.

¡¡¡Grande Anna!!!

 

BALONCESTO EN CRECIMIENTO SOCIAL Y EXPANSIÓN DEPORTIVA: UNA NUEVA PERSPECTIVA EN EL CB MARTÍNEZ VALLS

 

Al inicio de esta temporada, llegaba al CB Martínez Valls Raúl Cuenca, un entrenador joven y con muchas ideas y entusiasmo y ganas de innovar. Una apuesta por parte de la directiva que no defraudó, ya que a día de hoy, el CB Martínez Valls ha estado muy implicado en la organización de actividades en los últimos meses y sigue estando presente a un buen nivel en sus respectivas competiciones FBCV. H,emos querido ponernos en contacto con Raúl, para que nos cuente como ve él, como coordinador del club y entrenador del primer equipo y el junior masculino preferente, la situación del club y que nos explique en qué consiste la iniciativa local del Projecte Valors, en la cual el club, se implica con otras asociaciones a nivel social.

Desde El Sexto Jugador le deseamos a Raúl y al CB Martínez Valls lo mejor para lo que queda de temporada y el futuro.

1. Hemos visto esta temporada una gran actividad en los últimos meses en el Club del Martínez Valls, en que han consistido esos cambios?

Desde el club hemos iniciado varias iniciativas con las que pretendemos crecer en varios niveles: jugadores, masa social, aumentar el nivel de nuestros jugadores y equipos, promocionar el basket femenino y formación de entrenadores, además de poner en marcha un proyecto con el que reforzar la educación de nuestros jugadores: el proyecto valores.

2. En qué se ha notado o mostrado la mejoría?

El club durante el año está creciendo recibiendo más chicos y chicas que quieren probar y jugar a basket. Que crezca la cantera es nuestra prioridad y eso, poco a poco, está llegando. Al sénior nacional hemos querido darle un tratamiento más profesional. Hemos aumentado el tiempo de entrenamiento a 2h por sesión, además de añadir 2 o 3 sesiones matutinas semanales. Esto hace que los jugadores puedan tener una mayor mejoría, especialmente los jugadores de casa, que son los que durante los próximos años serán los que sean miembros del equipo y enseñen al resto de jugadores que suban de cantera toda su experiencia.

Por otro lado hemos comenzado a realizar pruebas de valoración física a todos los jugadores para evaluar su estado a nivel físico, especialmente sus porcentajes de grasa corporal y masa muscular, comportamiento de rodilla y tobillo (articulaciones que más se lesionan en baloncesto) con diferentes tests.

Todo esto va de la mano de talleres de nutrición que se realizan con todos los equipos y que pronto también se van a extender a madres y padres del club. Pensamos que es clave aprender a cuidarse, comer bien y de manera saludable. De todo esto se encarga Paula Pla, dietista-nutricionista que colabora con el club en este área.

En cuanto a metodología se refiere, estamos introduciendo un modelo de juego común a toda la cantera, incluyendo el sénior masculino. Con ello queremos mejorar el tiempo de compromiso motriz de los jugadores (que aprovechen mejor el tiempo de entrenamiento) y que, con el tiempo, podamos ver un estilo de juego reconocible en todas los equipos del club.

Paralelamente a todo esto, la formación de entrenadores es clave. Queremos aumentar el nivel de formación de los entrenadores para que puedan transmitir los máximos conocimientos a nuestros jugadores.

Entrenadores como Xavi García, Laura Cucarella, Javi Vilaplana o Toni Cañada han participado en clínics organizados por el club en los que nos han ayudado a mejorar en diferentes áreas tan importantes como el trabajo de las emociones, aumentar el nivel de exigencia o el usar el vídeo para que los jugadores mejoren de manera constante.

3. Hemos visto una gran cantidad de equipos ahora mismo en liza en el club, podrías contarnos cuántos hay y como está el nivel deportivo?

Tenemos 15 equipos repartidos en todas las categorías. Buscamos trabajar de manera uniforme con todos, sin darle más importancia a un equipo que a otro a nivel formativo. Nuestro mayor reto es aumentar el no de equipos femeninos en el club, ya que tenemos 3 (alevín, infantil y sénior femenino). En cantera, el equipo que está compitiendo a más nivel es el alevín femenino, ya que actualmente disfruta merecidamente de jugar en categoría autonómica, enfrentándose a los mejores equipos de la comunidad.

Por otro lado, también ponemos mucha energía en que las categorías de canasta pequeña (prebenjamines, benjamines y alevines) tengan buenos hábitos y mejoren lo máximo posible, ya que son las generaciones más jóvenes que pasarán por todas las categorías en las próximas temporadas.

4. Hemos visto que habéis lanzado hace poco un proyecto llamado Proyecte Valors en colaboración con el ayuntamiento, podrías hablarnos un poco de él?

El proyecto de valores del club trata de darle importancia a algo como son los valores en el deporte. Se trata de un área de la educación de los jugadores que queremos darle la importancia que se merece y hacerla más visible. El proyecto tiene varias áreas. La más visible de cara a Ontinyent consiste en colaborar con varias asociaciones de diferentes ámbitos con las que estamos en contacto (socio-sanitarias, ONG’s, medio ambientales,…) con las que queremos colaborar de manera activa desde el club directamente con todos los equipos y jugadores. La idea principal es que todas las partes del club nos impliquemos y realizar actividades para poder ayudar a estas asociaciones en su día a día.

Además, también se trabajan los valores en el día a día con los equipos. Hemos comenzado desde hace poco a realizar un “quinteto de valores” semanal, reconociendo las conductas positivas de 5 jugadores del club cada semana. Este quinteto se publica en redes sociales a principios de cada semana, tras cada jornada.

Por otro lado, también en breve empezará a funcionar la “tarjeta azul”, una iniciativa que persigue reconocer instantáneamente aquellas conductas positivas que se produzcan en los entrenamientos o partidos en los jugadores de nuestros equipos más pequeños.

Por supuesto, también están incluidas dentro del proyecto las colaboraciones que ya se realizaban en años anteriores como son un partido benéfico del sénior nacional y la participación de los componentes del club en la San Silvestre benéfica que el Ayuntamiento organiza en Navidad todos los años, actividades ya tradicionales dentro del club.

5. De dónde sale esta iniciativa?

La iniciativa surge de varias personas del club, con diversas inquietudes sobre estos asuntos, y van tomando forma en varias reuniones a lo largo de la temporada. Paralelamente a todo ello, hemos creado un grupo de trabajo dentro del club donde debatimos y trabajamos para que todo lo que queremos realizar pueda ser posible.

6. ¿Cuanto tiempo durará y como va a implicarse el club?

Es un proyecto que acaba de arrancar, queremos que crezca pero que lo haga de manera sostenible con la implicación necesaria para poder afrontarlo adecuadamente. No nos hemos puesto una fecha límite para ello.

7. ¿Esperáis que las familias y la gente de la ciudad también se implique? Si es si, en qué manera?

¡Por supuesto! Queremos que así sea. Es un proyecto de valores en el que el valor principal es que las personas son las máximas protagonistas, por lo que necesitamos la máxima colaboración posible.

8. Por último, ¿cuál es la situación deportiva del club y que esperáis conseguir en 2018?

La situación deportiva del club es que estamos sentando las bases de un crecimiento continuo que se verá reflejado en los próximos años. Es necesario tener paciencia, e ir realizando un crecimiento sostenible que podamos asumir progresivamente. En el club hemos entrado mucha gente nueva esta temporada y hay que trabajar para que todo lo comentado anteriormente pueda verse reflejado. Hay cosas que ya se están viendo como el proyecto de valores, los talleres de nutrición, la valoración física o la formación de entrenadores pero otras como la mejora de los equipos en las competiciones llevará algo más de tiempo, ya que son procesos que requieren más tiempo.

Por: Elena García